miércoles, 11 de abril de 2007

Cerebro racional

Después de esto de los centros emocionales crecieron las capas en la parte superior del cerebro, que es el cerebro pensante, lo que nos posibilita controlar las emociones. Cuando percibimos una emoción la amígdala a través de un circuito canal transmite la información al lóbulo prefrontal, en donde después de recoger información de todo el cerebro se toma una decisión. Las amígdalas reciben una respuesta por parte de las neuronas inhibitorias del lóbulo frontal, la cuál para o permite el impulso emocional. De modo que la inteligencia emocional constituye el estudio de cómo estos circuitos, impulsos y respuestas intervienen en nuestra vida.